Feb 08

Una parte importante en una residencia de ancianos

Son muchas las personas que se ven obligadas cada día a meter a sus mayores en una residencia de ancianos, hay quien no lo ve muy bien, y es verdad que desde fuera podamos sentir rabia incluso impotencia, ya que pensamos que nosotros haríamos cualquier cosa por nuestros seres queridos, pero debemos ver los problemas de cada uno y lo que verdaderamente lo lleva a dejar a su padre o madre en un sitio así. Es verdad que hay quien los deja porque intervienen en su vida diaria, sé de buena tinta que hay personas a las que les molesta sus padres o no se llevan bien con su pareja y para que la relación vaya bien prefieren deshacerse de ellos, ir en principio a verlos una vez a la semana y después olvidarse casi de que existen, la verdad que nos sorprenderían la cantidad de casos que hay como este y que nos ponen a diario los pelos de punta. Claro esto nada tiene que ver con ese porcentaje que deja a su madre o padre por una enfermedad como puede ser la demencia senil, una enfermedad que por desgracia no te deja disfrutar de ellos porque llegan a no conocerte si quiera.

En casos así lo mejor es que este tipo de personas estén con verdaderos profesionales que saben cómo gestionar la enfermedad, no es un caso de abandono sino de ayuda y de seguridad por el bien de la familia y sobre todo del propio enfermo. Por eso es importante saber que residencia vamos a elegir para asegurarnos que nuestro familiar se encuentra en el as mejores manos. Es verdad que por ahí se pueden encontrar sitios demasiado baratos que llaman la atención de la gente que no tiene mucho dinero, gente a la que su economía no le permite otro tipo de residencia, y por supuesto siempre se debe desechar esa opción porque no suele tratarse de gente cualificada, es verdad que las residencias públicas tiene hasta lista de espera, pero hay otras privadas que igual no están tan mal y no resultan ser tan caras, todo es cuestión de mirar bien antes de dar el primer paso.

Por supuesto a la hora de elegir es importante ver las instalaciones, se debe saber en qué condiciones vamos a dejar a nuestros mayores, la cama es uno de los factores más importantes a tener en cuenta y que la ropa de cama blanca esté como nueva también. Por eso mirar todo con lupa poniendo los cinco sentidos nos hará dejarlos mucho más tranquilos.